Todo empieza… En “les Marines” de Dénia, en la misma punta del Estañó, en el centro de la bahía que forman las desembocaduras de los ríos Alberca y Girona y templado por los vientos del sudoeste, está situado el Noguera Mar Hotel. El origen del negocio se remonta a la herencia de un terreno de adarce, donde sólo se podían cultivar sandías y uva moscatel, y una pequeña casa junto al mar que recibió Juanito Noguera de sus padres, Pep y Tona.
Por los años 60 la pradera de posidonia –(planta reina del mediterráneo que por ello debe su nombre al mismo dios Poseidón)– que se extiende delante de la propiedad se convirtió en un reclamo para la más variada fauna marina, de forma que la afluencia de amantes de la pesca fue entonce s -y continúa siéndolo en la actualidad – una constante.

Si a este hecho le sumamos la facilidad de Juanito para hacer amigos y la de su mujer Rosa para oficiar de anfitriona y organizar cualquier situación que tenga una mesa como protagonista, no es de extrañar que se abriese una ventana de la casa en la que los visitantes del lugar podían disfrutar tomándose un aperitivo de anís fresco (cazalla), saborear un vino o disfrutaban de la combinación de una pata de un pulpo seco y una hogaza de pan regada con aceite de oliva.
Entre tanto, llegaron los primeros turistas pidiendo sol y playa y los Noguera empezaron a pensar seriamente en un negocio. Pero para poder desarrollar el nuevo proyecto era imprescindible el dinero. Entonces, Juanito y Rosa decidieron vender la panadería familiar y emigrar junto a sus hijas, a Francia para volver con el tiempo y construir un restaurante al lado de aquella casa que fue el principio de todo. Gracias al trabajo, al esfuerzo y la dedicación de Juanito y Rosa permitieron que el negocio prosperase y creciera. A dia de hoy, nuestra historia continua, el negocio familiar es regentado por la tercera/segunda generación de la familia Noguera, con sangre y energías renovadas, después de un nuevo proyecto de reforma integral del hotel en 2005 y la rehabilitación del restaurante en 2008.
Un saludo de la familia Noguera.